La balanza cambiaria de Honduras registró un ingreso de remesas familiares por un monto de US$1.890.4 millones, es decir un crecimiento de 4,3% respecto a igual período de 2009, cuando sumaron US$1.812.9 millones.

Este rubro representa la principal fuente de moneda extranjera para la economía nacional, por encima de las exportaciones de mercancías generales, maquila y turismo.

Casi el 99% de las remesas familiares son enviadas por los migrantes a través de transferencias electrónicas. De acuerdo con un informe del Banco Mundial, el costo del envío ha bajado, por ejemplo, una transferencia de US$200 a Honduras cuesta US$8,90, en promedio, menor a los casi US$11 que se cobraban el año pasado.

Las remesadoras que operan en Estados Unidos han bajado los costos de los envíos para estimular a los emigrantes a que manden dinero a sus familiares o amistades.

Se considera que casi 90% de las remesas familiares proceden de Estados Unidos y la restante cantidad de España, Italia, El Salvador, entre otros países.

De acuerdo con el informe del Banco Central de Honduras, la mayoría de los emigrantes envían remesas una vez al mes, y el monto promedio es de 300 dólares.

Los principales receptores son los padres de familia y el dinero recibido se destina en su mayoría para atender las necesidades alimenticias, educación y salud de los miembros del hogar.