La Dirección Ejecutiva de Ingresos duplicará esfuerzos en los últimos días del presente año para cumplir con la recolección de impuestos: 43.262 millones de lempiras (US$2.249 millones) para 2010.

El anuncio fue realizado por el ministro director de Ingresos, José Oswaldo Guillén, en respuesta a las declaraciones del secretario de Finanzas, William Chong Wong, sobre el incumplimiento de la meta de recaudación y las que fueron publicadas por El Heraldo.

"Esperamos cumplir con la meta", subrayó Guillén ante la consulta de si alcanzarán con la cifra aprobada en el presupuesto de ingresos y egresos del gobierno central para 2010.

Explicó que las cifras que maneja Chong Wong no reflejan la realidad, ya que el desfase es de 1.080 millones de lempiras (US$56,1 millones) y no 2.800 millones (US$145,5 millones), como dice el secretario de Finanzas.

Comportamiento. Un informe del Departamento de Recaudaciones y Cobranzas de la DEI revela que los ingresos tributarios sumaron 33.967,8 millones de lempiras (US$1.766 millones) de enero a octubre de 2010, equivalente a una recolección promedio de 3.400 millones (US$176,7 millones) mensuales.

Para cumplir con la meta fijada, la recaudación debe alcanzar 7.850 millones (US$408,1 millones) en el período enero-noviembre del presente año, o sea 3.920 millones (US$203,8 millones) por mes.

Para lograr ese objetivo, el Congreso Nacional aprobó la Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público (Decreto 17-2010), la que está vigente desde el 12 de mayo anterior.

De enero a mayo de este año, las recaudaciones mensuales, en promedio, fueron de 3.180 millones de lempiras (US$165,3 millones) y 15.733.9 millones (US$779,9 millones) en los primeros cinco meses.

En el período junio-octubre, lo recolectado por mes aumentó a 3.650 millones y 18.232 millones durante este período analizado. El ministro director de Ingresos asegura que la meta se puede alcanzar y lo que necesitan es multiplicar esfuerzos para reducir la evasión fiscal.

Sin apoyo. Por otra parte, William Chong Wong dijo que a la DEI se le han brindado todas las herramientas y el apoyo necesario para llegar a la meta de recaudación, pero lo recaudado no está de acuerdo con lo programado. De acuerdo con el ministro director de Ingresos, en las aduanas y en las oficinas tributarias hay grandes carestías.

"Nosotros seguimos contando con el mismo presupuesto de la institución, en ese sentido más bien hemos tenido problemas porque en los últimos meses hemos tenido que suspender dos operativos porque se han cortado los fondos para el pago de combustible y de viáticos", subrayó el funcionario.

La DEI debe recibir hasta un 2% de las recaudaciones tributarias, o sea que para 2010 se le debe asignar 780 millones de lempiras.

Entre las debilidades destacan la falta de computadoras en la mayoría de las 17 aduanas; los oficiales de aforo tienen que esperar horas para realizar los trámites de desaduanaje de mercaderías y en otros caso los empleados usan sus computadoras personales para agilizar los despachos.

José Oswaldo Guillén subrayó que a pesar de ser el organismo recolector de impuestos, los que significan más del 70% de los fondos del gobierno central, aún se trabaja con las uñas en la recaudación de ingresos.