El proyecto de rompimiento de techos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) comenzó a ser analizado por los miembros de la junta directiva.

La propuesta, que tiende a subir a dos salarios mínimos ese valor, fue entregada a delegados de los directivos del Seguro para que en un corto plazo entreguen un estudio sobre la factibilidad de aplicar la medida. El salario mínimo en la zona urbana es de 5.866 lempiras (US$304), por lo que el techo sería de 11.732 lempiras (US$609,3)

De ese valor se le deducirían 412 lempiras (US$21,3) (3,5% de aportación), mientras que el patrono aportaría 824 lempiras (US$42,7), pues la deducción es del doble.

El techo de cotización actual es de 4.400 lempiras (US$228,5), de los que 168 lempiras aporta el empleado y la empresa donde labora 345. Unos 200 millones de lempiras es lo que percibe el Seguro Social por concepto de aportación de sus afiliados, pero con el nuevo valor esa cifra subiría a unos 450 millones, según estimaciones del director Mario Zelaya.

El Seguro Social tiene afiliadas a unas 600 personas de forma directa y 1 millón indirectamente.

Zelaya manifestó que entre los planes que hay para mejorar el servicio, si se aprueba el rompimiento de techos, es dar cobertura a los cónyuges de los asegurados directos y aumentar de 12 a 18 años el límite de edad de los hijos de los derechohabientes.