Una "amenaza a su existencia y funcionamiento" es lo que vive el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) debido a que el gasto por servicios médicos y los pagos que realiza a los trabajadores pensionados y jubilados han llegado al punto de que los recursos solo alcanzan para financiar pensiones y prestaciones hasta 2012.

La coyuntura por la que atraviesa el IMSS "es la más delicada de toda su historia", indicó Daniel Karam Toumeh director del instituto, al explicar que los montos de los pasivos de la institución son equivalentes a 56% del Producto Interno Bruto (PIB), consigna El Universal.

Karam señaló además, que el régimen de jubilaciones y pensiones de los propios trabajadores del instituto -que fueron contratados antes de 2008- implica una "presión financiera equivalente a casi 11 puntos porcentuales del PIB", señala el mismo medio.

A lo anterior se debe agregar un "problema aún mayor" que tiene que ver con el gasto de los seguros médicos que brinda el Seguro Social y cuyo déficit es equivalente a más de 45 puntos del PIB.