De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y su estudio sobre la inversión extranjera directa en América Latina, el organismo internacional señaló que la inversión de México totalizó US$12.238 millones, lo que representó un incremento de 27,6% en relación con igual periodo de 2009.

Hacia el cierre del 2010, los analistas prevén que por este concepto México obtendrá un total de US$18.000 millones, según consigna Milenio.

En América del Sur, los altos precios de las materias primas estimularon la inversión en minería e hidrocarburos, además de la recuperación del comercio mundial y las mejores perspectivas en los mercados financieros internacionales.

Si bien México tuvo la mayor tasa de crecimiento de la IED en la primera parte de 2010, Brasil se mantuvo como el receptor favorito de los inversionistas al contabilizar ingresos por US$17.130 millones.