La oportuna inyección de capital por más de 665 millones de lempiras (US$34,5 millones) evitó la liquidación forzosa del Banco de los Trabajadores.

La entidad financiera ocupa el lugar número 12 de los 17 bancos supervisados, de acuerdo con la información brindada por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

Gracias a una operación financiera y a la reciente emisión de un decreto legislativo, la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Honduras (Facach) asume la totalidad de los activos y pasivos del banco y por ende el control del banco. El balance entre ambos asciende a 3.400 millones de lempiras (US$176,5 millones).

Operación oportuna. El gerente de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito, Rodrigo Pineda, reveló que para la recuperación financiera del Banco de los Trabajadores el Fondo de Seguros de Depósitos (Fosede) aportará 365 millomes de lempiras y Facach brindará el capital mínimo que asciende a 300 millones, para completar 665 millones. Además se cancelarán algunas previsiones.

"En el caso nuestro, continuó, trata de una sustitución de capital, que va por un monto de 300 millones de lempiras".

Fosede, según datos del sector, posee unos 2.000 millones de lempiras (US$103 millones). Los 17 bancos privados del sistema financiero nacional aportan de manera anual, el 0,15 del 1 por millar del valor de todos los activos que poseen.

"Las más de 51 cooperativas, también, poseen una disponibilidad de liquidez diseminada en el sistema bancario por un monto estimado en 1.350 millones de lempiras y de 12.000 millones en activos.

En su momento se pueden reforzar las operaciones del banco", indicó. Según el ejecutivo, en el corto plazo se visualiza el Banco de los Trabajadores con una visión cooperativa dedicada a fortalecer el sector social de la economía, con presencia en toda el área rural del país. Se proyecta que las cooperativas de ahorro y crédito establezcan una conectividad con la entidad bancaria.

¿Cómo entró en crisis? La presidenta de la CNBS, Vilma Morales, recordó que a finales de 2006 esta entidad financiera tenía indicadores por encima del 18% del índice de adecuación de capital.

Era una entidad muy sólida. Cuatro años después, continuó, esta entidad perdió el capital mínimo de 300 millones de lempiras. "Esto ocurrió porque se dejó de hacer lo que antes se hacía", indicó.

El gerente de Facach opinó que ocurrió una deficiencia de capital y afectación de cartera porque los accionistas del banco no tenían los recursos suficientes para cubrir las obligaciones. Debido a la misma estructura del Banco de los Trabajadores no existía la disposición de aportar capital adicional por el respectivo monto.

La presidenta de la CNBS, explicó que luego de una auditoría, se les advirtió a los directores de esta institución de una serie de circunstancias, se recomendaron y aplicaron los correctivos y resoluciones de manera inmediata. El Congreso Nacional, por su parte, intervino en la salvación de este banco, porque se administraba de acuerdo con una ley especial.

Nuevas acciones legales. "Las personas que asumen la dirección del banco deberán tener capacidades y competencias como lo establecen los Artículos 27 y 28 de la Ley del Sistema Financiero para mantener los indicadores actuales", indicó. En cumplimiento con el decreto legislativo aprobado el lunes de la presente semana se remitirán al Ministerio Público toda la información para que califiquen las respectivas responsabilidades en la administración del banco.

Con el ingreso del recursos del sector cooperativo se conforma el capital del banco con acciones de una sola clase, para darle solidez y normalizar los indicadores financieros. Las cooperativas, continuó la funcionaria, ahora no tendrán excusa para que tengan la supervisión de la CNBS. También se respetará la Ley del Instituto Hondureño de Cooperarivas (Ihdecoop).

Tranquilidad. La presidenta de Facach, Soila Ramírez explicó que la propiedad de este banco es asumida por esta federación, Seguros Equidad y 51 cooperativas. Pidió tranquilidad a los clientes y trabajadores porque el banco continúa sus operaciones regulares.