Pekín. El alza anual del índice de precios al consumidor chino en diciembre fue del 4,6%, reportaron este miércoles medios en Hong Kong, mostrando una desaceleración desde el 5,1% de noviembre que reduciría la necesidad de un ajuste monetario agresivo.

La inflación podría, sin embargo, ser mayor que el 4,4% pronosticado por una encuesta de Reuters, manteniendo la presión sobre el gobierno chino para que absorba el exceso de dinero en la economía que ha hecho subir los precios.

El Producto Interno Bruto de China (PIB) creció un 10,3% el año pasado, reportó también en su sitio web Phoenix Television, con sede en Hong Kong. El promedio pronosticado por los economistas encuestados por Reuters era de un incremento del 10,2%.

Phoenix TV dio las cifras citando una fuente no identificada del banco central. Cifras similares habían estado circulando en el mercado doméstico como rumor.

China tiene programado difundir las cifras este jueves a las 0200 GMT.

Los movimientos semanales de los precios de los alimentos apuntaban a un descenso de la presión inflacionaria en diciembre, pero muchos analistas también señalaron que cualquier desaceleración de la inflación sería temporal.

Las presiones inflacionarias podrían aumentar en enero, porque los feriados por el Nuevo Año Lunar caen más temprano en el calendario este año comparado con el 2010 y por un clima invernal severo.