Santiago. Los precios al consumidor en Chile habrían subido un 0,4% en septiembre, debido a un alza en los precios de los alimentos y el transporte interurbano, lo que sería contrarrestado por importaciones más baratas ante la fortaleza del peso, según un sondeo realizado por Reuters.

La estimación, que corresponde a la mediana de los pronósticos de 20 analistas, economistas y operadores de mesas de dinero, se ubica por encima del avance del 0,1% registrado en el mismo mes del 2009, cuando el país vivía los efectos de la crisis global.

Sin embargo, el pronóstico para el noveno mes del año contrasta con la caída del 0,1% registrada en agosto de este año, cuando los precios internos bajaron sorpresivamente por primera vez en el 2010.

El promedio de las respuestas fue de 0,39% para el IPC de septiembre.

"En materia de IPC, este mes de septiembre, presionan al alza los pasajes en bus y los alimentos", dijo Hernán Frigolett, gerente general de Aserta Consultores.

Los valores de las frutas y verduras fueron afectados por las inusuales heladas ocurridas durante el invierno austral, que provocaron serias pérdidas en los cultivos y por tanto una menor oferta.

"Creemos que estos factores se van a repetir este mes e impulsarían a la inflación al alza", concordó Cristóbal Doberti, economista de Bice Inversiones, quien agregó que en los próximos meses podría impactar sobre productos locales el avance del precio del trigo en los mercados internacionales.

Fortaleza del peso

En contraste, la caída en el tipo de cambio va a tener una presión a la baja en los precios de bienes transables, "lo que será reflejado básicamente en la caída de los precios de los combustibles", comentó Doberti.

En las últimas semanas, el peso se ha empinado a máximos en más de dos años frente al dólar.

Una fortaleza de la moneda local favorece la importación de productos claves para el país a menores precios, como el petróleo y sus derivados.

La cifra esperada para septiembre no impactaría mayormente a los mercados, ya que la visión general indica que no habrá sobresaltos en los precios los próximos meses y que el Banco Central seguirá con su ritmo de alza gradual en la tasa clave, aunque en octubre moderaría la velocidad.

"Vemos hacia adelante una tasa de política monetaria en 3,25% a diciembre -menor a nuestra estimación previa de 3,5%- y un nivel del tipo de cambio mas depreciado hacia comienzos del próximo mes", dijo Mario Arend, economista jefe de Celfin Capital.

Las proyecciones para el IPC de agosto fluctuaron entre alzas del 0,2% y 0,6%.

El Banco Central ha calculado una inflación de un 3,9% para el 2010.

El índice será difundido este viernes por el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas (INE) a las 08.00 hora local