Tokio. Japón comprará bonos de la zona euro como muestra de apoyo a Europa en su lucha contra una crisis de deuda, pero el mercado dudaba de que la medida ofreciera demasiado alivio al euro.

El ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, dijo a periodistas que Tokio está evaluando la compra de alrededor del 20% de la deuda que emitirá el Mecanismo de Estabilidad Financiera Europea para recaudar fondos para Irlanda.

Japón utilizará sus reservas actuales de euros para financiar las compras, agregó Noda.

La oferta japonesa se produce después de que China reafirmara su compromiso de comprar deuda española, y los analistas señalaron que reflejaba las preocupaciones de Tokio sobre el impacto de la crisis en sus exportaciones.

"Creo que es apropiado que Japón compre cierta cantidad de bonos para potenciar la confianza en el Fondo de Estabilidad Financiera y realice una contribución", expresó Noda.

La Unión Europea creó el fondo de 440.000 millones de euros como red de seguridad para los países más endeudados, pero no consiguió evitar que los inversores apostaran por más rescates dentro de la zona euro.

Una fuente del Ministerio de Finanzas dijo a Reuters que Japón seguiría comprando bonos emitidos como parte del programa por su compromiso como país del G7 por ayudar a contener la crisis de deuda. La fuente no quiso ser identificada.

Tokio anunció su compromiso tras informaciones este lunes de que el Banco Central Europeo estaba comprando deuda portuguesa, en medio de especulaciones de que Portugal pronto recurriría a la ayuda financiera como antes lo hicieron Grecia e Irlanda.

Esas informaciones provocaron una caída del euro a mínimos de cuatro meses.

El 21 de diciembre, la Comisión Europea anunció que el Fondo de Estabilidad Financiera emitiría deuda con el fin de recaudar fondos que utilizará para ayudar a Irlanda.

El anuncio de Japón provocó un repunte del euro hasta 1,2992 dólares en la plataforma electrónica de negocios EBS desde alrededor de 1,2925 dólares.

Pero posteriormente retrocedía cuando quedó claro que Tokio usará sus reservas existentes de euros para comprar los bonos, y los analistas esperaban que el impacto del gesto nipón tenga corta vida.

"No creo que los comentarios (del ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda) cambien en lo absoluto el escenario para el euro", dijo Todd Elmer, estratega de monedas de Citi en Singapur.

"Pese al hecho de que estamos viendo esta oleada de apoyo internacional, no cambia o enfrenta realmente el problema subyacente y eso no va a cambiar hasta que las autoridades europeas mismas ofrezcan una solución más integral", agregó.