Miami. El estudio UPS Business Monitor Latin America, ahora en su cuarta edición, reveló que las Pequeñas y Medianas Empresas (pymes) de América Latina finalmente están viendo señales de recuperación por primera vez desde 2008.

El estudio muestra que casi el 80% de las pymes encuestadas proyectan una mejora económica en el transcurso de los próximos 12 meses – y están planeando en consecuencia.

A pesar de que no han vuelto a los niveles de desempeño registrados antes de la crisis, las pymes confirmaron una baja considerable en las reducciones de la fuerza laboral y colocaron a la Mercadotecnia y a las Ventas como sus principales prioridades de inversión para 2011, además de citar a la administración de la cadena de suministro como una estrategia para incrementar sus niveles de competitividad.

“Los hallazgos del estudio BMLA más reciente son muy optimistas considerando que las condiciones económicas para las pymes latinoamericanas están mejorando, y están viendo oportunidades de crecimiento a futuro”, afirmó Romaine Seguin, Presidente de UPS Américas.

“Las pymes están estabilizando su fuerza laboral y se encuentran listas para invertir en estrategias que les ayudarán a aprovechar el auge que traerá 2011. El estudio BMLA es un recurso que se ofrece a las empresas de todos los tamaños para ayudarlas a mantenerse informadas de las oportunidades y las tendencias que ocurren en su región para que puedan desarrollar estrategias de negocio que les permitirán hacer crecer sus ingresos”, agregó el ejecutivo.

Desde 2006, UPS realiza el estudio BMLA entre los líderes de las pymes para conocer las opiniones, actitudes y prácticas de los tomadores de decisiones de la región. La edición 2010 de BMLA se desarrolló con la participación de más de 800 PyMEs encuestadas en siete países de la región: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana y México.

Crecimiento y clima económico. Las perspectivas de las pymes en 2011 son más optimistas, pues 79% por ciento de ellas confirman tener una perspectiva más positiva en comparación con el 47% en 2008.

Entre los entrevistados, los líderes son las pymes de Chile (90%), seguidos por Brasil (82%) y Colombia (81%) que asignaron al potencial de crecimiento de 2011 la calificación más alta. No obstante, las pymes encuestadas no han vuelto al mismo nivel de desempeño comercial antes de la crisis de 2008.

El estudio atribuye las perspectivas positivas para 2011 en gran parte a los buenos resultados de este año y muestra que más de la mitad (54%) de las compañías encuestadas experimentaron un mejor año de lo esperado en 2010.

A tono con las perspectivas positivas que reporta el estudio BMLA, casi la mitad (46%) de las pymes señalaron que planean incrementar el tamaño de su fuerza laboral en los próximos 12 meses, mientras que la cantidad de pymes que planea reducciones de su fuerza laboral se redujo de 30% en 2008 a sólo 4% en 2010, confirmando las condiciones económicas estables en la región.    

La Globalización es buena para el negocio. Como se afirmó en un reporte publicado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) para 2009-2010, el comercio internacional ha jugado un papel vital en la recuperación de la economía global, en la que el comercio y la apertura de los mercados han ayudado a evitar que la crisis se agudice y han transmitido con éxito las señales de una creciente demanda. Las PyMEs encuestadas para este estudio confirmaron esta percepción al afirmar que ven a la globalización como una buena oportunidad para su negocio, con seis de cada diez pymes encuestadas (54%) que actualmente participan en el comercio internacional o que planean hacerlo en el futuro cercano.

Considerando que la administración de la cadena de suministro es vista como un facilitador del comercio internacional, un tercio (34%) de las pymes dijeron que este componente es vital para aumentar la competitividad, citando cómo el comercio le permite a una compañía ampliar su modelo de negocio y aumentar sus ganancias además de ayudarles a reducir los costos.

Si bien las pymes reconocen la importancia del comercio como una estrategia competitiva, actualmente las PyMEs que no realizan actividades de exportación y/o importación aún siguen enfrentando barreras hacia los mercados internacionales, y citan la dificultad de encontrar a socios de negocio extranjeros (28%) y tener acceso al capital (25%) como los principales obstáculos que impiden el progreso. Otros obstáculos citados fueron los procesos aduanales, la transparencia y la visibilidad de la cadena de suministro y las diferencias culturales.

“Como la compañía de servicios de paquetería y de cadena de suministro más grande del mundo, UPS se encuentra en una buena posición para fortalecer el comercio dentro de América Latina, y entre esta región y Estados Unidos, Europa y Asia a través de su red global integrada”, señaló Seguin. “UPS combina un siglo de experiencia, conocimiento profundo de la industria así como de las aduanas locales para ayudar a cualquier negocio a superar los desafíos logísticos de hoy – y de mañana”.