Nueva York. Lehman Brothers elevó este jueves a US$60.100 millones su estimación sobre cuánto recuperarán sus acreedores y señaló que espera presentar un nuevo plan para dispersar sus activos dentro de siete a 10 días, cerca de dos años y medio después de que el banco de inversiones solicitara acogerse al Capítulo 11 de protección ante quiebras de la ley estadounidense en la mayor caso de quiebra de la historia.

El plan corregido, que según el director general y de operaciones de Lehman, John Suckow, involucra a "muchos arquitectos", reflejará una serie de complejos compromisos entre acreedores que piensan que el banco de inversiones debería ser tratado como una entidad individual y otros que creen que debería ser manejado como varias filiales distintas.

Lehman estima que probablemente tendrá US$322.000 millones en reclamos permitidos sobre su patrimonio, de los cuales US$272.000 millones provendrán de la empresa matriz y cerca de US$50.000 millones, de sus diversas filiales. El banco elevó la recuperación neta esperada de los acreedores en US$2.600 millones respecto de los US$57.500 millones que había estimado en una presentación en septiembre ante un tribunal.