Caracas. Líderes financieros del gobierno de Venezuela garantizaron el martes que no habrá escasez de bienes básicos, en un intento por calmar la ansiedad provocada por la última devaluación monetaria.

"El gobierno revolucionario garantiza plenamente el suministro de estos productos", dijo el vice presidente para el sector económico y productivo, Ricardo Menéndez, en la televisión estatal. No especificó qué productos serán cubiertos por el anuncio. Analistas de UBS dicen que más de un 50% de los alimentos consumidos en Venezuela son importados.

Venezuela devaluó el bolívar el Día de Año Nuevo, eliminando el más bajo de su tipo de cambio de dos niveles, deshaciéndose de la tasa de 2,6 bolívares por dólar para las importaciones de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales. Asimismo, mantuvo la tasa más alta de 4,3 bolívares por dólar.

La medida es la segunda devaluación en un año y al menos la quinta gran devaluación realizada durante los diez años del mandato populista del presidente Hugo Chávez.

Algunos analistas dicen que se aproximan aumentos de la inflación y los precios, mientras líderes gubernmentales intentan calmar la preocupación pública.