El presidente de Brasil, Luiz Inácio "Lula" da Silva, acusó a China y a Estados Unidos de estar "causando un desequilibrio en el comercio mundial" con la devaluación de sus monedas.

"La devaluación de la moneda china y de la moneda estadounidense está causando un desequilibrio en el comercio mundial y por lo tanto necesitamos volver a tener un equilibrio", dijo Lula en su programa de radio Café con el presidente.

Lo hizo antes de partir hacia Mozambique y luego a Seúl, para participar esta semana de la cumbre del G-20 adonde, adelantó, planteará sus quejas junto a la presidenta electa, Dilma Rousseff, sobre la llamada "guerra de monedas".

"Todo el mundo ya sabe que existe una guerra cambiaria", dijo el mandatario.

Para Lula, Brasil quiere discutir "el compromiso de todos los países con la política cambiaria, que deje a todos cómodos y en igualdad de condiciones en la disputa comercial".

En el G-20, Lula dijo que se discutirá cómo dinamizar la economía de Estados Unidos y la Unión Europea. "Hacer más dinámica la economía significa encender el comercio, alentar el comercio significa no imponer barreras para el libre comercio", afirmó.

El mandatario, que dejará el cargo el 31 de diciembre, afirmó que el modelo financiero mundial será motivo de discusión en el G-20 después de la crisis de 2008 en el sistema hipotecario de Estados Unidos.

"El sistema financiero, después de la irresponsabilidad de la crisis de 2008, no puede seguir sin control. Es necesario que exista un instrumento multilateral que pueda fiscalizar el sistema financiero mundial para evitar especulación, como ocurrió en el mercado inmobiliario americano y en los mercados a futuro, sobre todo de materias primas", dijo Lula.

"Por eso queremos discutir (en Seúl) un compromiso de todos los países con una política cambiaria que deje a todo el mundo tranquilo y en igualdad de condiciones en la disputa comercial", agregó el jefe de Estado brasileño.

"Creamos el G20 porque no había un foro multilateral para tomar decisiones, para orientar incluso el propio sistema financiero. Por eso vamos a discutir (en Seúl) la retomada del crecimiento económico, sobretodo en Estados Unidos y la Unión Europea, en donde el consumo está reducido y el mercado interno está debilitado, porque necesitamos dinamizar la economía", afirmó.

"Y dinamizar la economía significa impulsar el comercio. E impulsar el comercio significa que no podemos imponerle barreras al libre comercio", agregó.