Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, celebró este lunes la creación récord de empleos formales en el país durante el primer semestre, lo que consideró una señal de la fuerza de la economía brasileña.

Para Lula, los datos del Catastro General de Empleados y Desempleados (Caged) demuestran que el gobierno actuó en forma correcta al tomar medidas anticíclicas durante la crisis económica internacional.

"Los números muestran que la economía brasileña está viviendo un momento, yo diría, excepcional", afirmó Lula en el programa de radio semanal "Desayuno con el presidente".

"Muestra que (...) mientras el mundo entero vive una situación de desempleo, nosotros conseguimos, en los primeros seis meses del año, crear más de 1.400.000 nuevos empleos formales. Si continúa el ritmo en el que estamos, podremos llegar a final de año a la creación de 2.500.000 empleos", agregó.

El jueves, el ministro del Trabajo, Carlos Lupi, reveló que Brasil creó 212.952 nuevos empleos formales en junio, lo que llevó el total del primer semestre a un récord de 1.473.000 plazas.

Enfriamiento. Lula también recordó que el gobierno tomó "medidas para contener un poco el crecimiento de la economía".

"La economía estaba creciendo de forma muy fuerte. Por eso comenzamos a tomar medidas, ya en marzo de este año, para contener un poco el crecimiento económico", dijo el presidente.

Los economistas esperan que la economía brasileña siga creciendo en los próximos trimestres, pero a un ritmo más lento que en los últimos meses.