Sao Paulo. El mercado de Brasil recortó su pronóstico de inflación para el país en 2010 por segunda semana consecutiva, en una señal de que la actividad económica se está desacelerando, según un sondeo semanal a analistas del Banco Central.

Los economistas estimaron en promedio que el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) acumulará un alza de 5,42% en 2010, una baja respecto a 5,45% previsto en la semana anterior, de acuerdo al sondeo semanal Focus divulgado este lunes.

La tasa de interés referencial, Selic, debería llegar a 12% en diciembre, sin cambios respecto al sondeo divulgado hace una semana.

Hace dos semanas, los analistas preveían que la tasa Selic terminaría 2010 en 12,13%.

La reducción se produce días después de que el gobierno informó que la inflación se mantuvo estable en junio y que las ventas minoristas fueron menores a lo esperado en mayo.

La estabilidad en las expectativas de precios podría evitar que el Banco Central eleve los costos del crédito para contener la inflación.

Los economistas también rebajaron sus predicciones para la inflación de julio a 0,20% frente a 0,23% en el sondeo anterior, lo que da cuenta de una desaceleración gradual en la demanda de los consumidores que está ayudando a mantener los precios controlados.

La tasa Selic está actualmente en 10,25%. El Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) ha elevado la tasa en 1,5 puntos porcentuales en lo que va del año, desde su mínimo histórico del 8,75%.

Dieciocho de 21 economistas consultados por Reuters esperan que el Copom eleve el miércoles la tasa Selic en 75 puntos base, a 11%, al finalizar una reunión de dos días.

Las estimaciones de inflación para el 2011 se mantuvieron en 4,8% por décimo cuarta semana consecutiva. El Banco Central tiene una meta de inflación de 4,5%  anual para 2010 y 2011, con una tolerancia de dos puntos porcentuales para arriba o para abajo.

Cuenta corriente. Los analistas esperan que la economía de Brasil, la mayor de Latinoamérica, se expanda 7,2% este año, sin cambios respecto al último sondeo. Esta podría ser la mayor tasa de crecimiento anual de la economía en al menos 14 años.

Como resultado de ello, los economistas también han elevado sus estimaciones para el déficit de cuenta corriente a US$47.500 millones, frente a US$47.200 millones en la semana anterior.

Un mayor saldo negativo indica que la economía está creciendo por sobre la tendencia y que está dependiendo cada vez más de las importaciones y los servicios del extranjero para mantener el ritmo.