El mercado de seguros confirmó el dinamismo que viene mostrando en los últimos años, expandiéndose en términos reales por encima de la economía doméstica. La facturación bruta de las aseguradoras privadas y el Banco de Seguros del Estado (BSE) en 2012 totalizó
US$1.111 millones, monto que representa el 2,3% del PIB de Uruguay a setiembre del año pasado (último dato disponible).

El BSE acaba de presentar ante el Banco Central (BCU) el cierre del ejercicio del año pasado con un crecimiento del 14% de su facturación en términos reales (equivalente a US$ 724 millones), según adelantó ayer a El Observador su gerente general, Raúl Onetto.

A esto hay que sumar los US$387 millones del conjunto de las aseguradores privadas que ya habían presentado resultados contables ante el BCU, según datos que procesó la División Contable del banco estatal.“Fue un muy buen año para el mercado en general y en particular para el Banco de Seguros que tuvo un crecimiento en su volumen de facturación como hace tiempo no alcanzaba”, destacó Onetto. 

De todas formas, para el jerarca aún “hay espacio” para seguir progresando dentro del mercado porque en los países desarrollados los seguros rondan el 5% del PIB. En el caso de Estados Unidos y España, el mercado asegurador llega al 7% del PIB. 

Según Onetto, en pólizas como vida, agro y riesgos patrimoniales, Uruguay cuenta con un potencial interesante para crecer en los próximos años.Un trabajo que solicitó a una consultora privada el BSE, maneja como escenario probable alcanzar los US$1.300 millones de facturación en 2016 para todo el mercado. “A este ritmo de crecimiento vamos a superar bastante antes esa cifra”, aseguró Onetto. Las utilidades netas del BSE totalizaron US$ 19,4 millones, superando ampliamente los US$7,8 millones del balance anterior.

En 2012, la estrategia que tomó la institución de “fondear” sus activos (básicamente papeles de deuda local) permitió prácticamente eliminar la “volatilidad” que provocaba esta variable sobre los números finales de la institución, explicó el gerente general del BSE. Asimismo, si bien no está obligado legalmente, la institución transfiere cada año a Rentas Generales el 50% de las ganancias que registra en su balance operativo.

A diciembre de 2012, el Banco de Seguros contaba con un activo de US$2.087 millones, un crecimiento del 29% respecto al cierre del ejercicio 2011. De ese monto, el 85% eran inversiones financieras, 2,9% bienes de uso y apenas 1,6% en inversiones inmobiliarias, en línea con la política de la empresa de deshacerse de estos activos.

De acuerdo a los datos de la División Contable del BSE a los que accedió El Observador, la institución creció en toda su estructura de negocios. El crecimiento más significativo se dio en las primas del agro (48,6%), seguido por vida previsional –rentas vitalicias– (47,3%), accidentes de trabajo (17,1%), incendios (26,1). En tanto, más modesto fue el crecimiento en las primas de vehículos (3,8%) y vida (3%).

Líder. Con tasas de crecimiento similar en la mayoría de las primas, el BSE no tuvo problemas para mantenerse como el líder del mercado de seguros con una participación del 65,1%. En tanto, excluyendo las pólizas por accidentes de trabajo –que es monopolio del BSE– la institución estatal acaparó el 53,2% del mercado de seguros.En pólizas de vehículos al cierre de 2012 tenía el 51% del mercado, seguido por Porto Seguros (16%), RSA (13%) y Mapfre (8%). Mientras que en rurales el banco estatal lidera con el 47%, por delante de Surco Seguros (23%) y Sancor Seguros (18%). 

En el año agrícola 2012-2013 el BSE aseguró 504 mil hectáreas de cultivos. Esto representa aproximadamente el 25% del área total agrícola de ese ejercicio. 

En cambio, una de las pocas áreas donde el BSE no lidera el mercado es en seguros de vida. En este caso, Metlife tiene el 30% de este segmento, por delante del BSE (27%) y Mapfre (22%).

Productos. El Banco de Seguros (BSE) apostará a aprovechar las casi 300.000 pólizas que tiene bajo el SOA, tratando de “fidelizar” a los clientes ofreciendo nuevos productos asociados al servicio básico de $ 800 que exige la ley vigente, comentó Onetto. En ese sentido, el BSE comenzará ofrecer desde abril un SOA Vida, pagando $ 450 adicional sobre la prima básica. 

Esto permite que si un motocilista, por ejemplo, pierde su vida por cualquier motivo, su familia percibirá unos US$20.000 de indemnización. Asimismo, también estará disponible un SOA Plus abonando $400 adicionales.Permitirá cubrir daños del vehículo del asegurado en caso que tenga un accidente y no sea responsable.