Nueva York. Wall Street cayó este jueves, por cuarta sesión consecutiva, por desalentadores datos de ventas de viviendas, manufacturas y empleo, que suscitaban más dudas sobre el crecimiento de importantes sectores de la economía y provocaban una baja de los activos riesgosos.

Las acciones comenzaron con el pie izquierdo el segundo semestre del año, tras el peor trimestre desde fines de 2008.

La actividad manufacturera estadounidense cayó a su nivel más bajo desde diciembre, mientras que las ventas pendientes de casas cayeron 30% en mayo.

"Ninguno de los datos es bueno para un mercado alcista, que estaba esperando una recuperación en V para el resto del año. Las cifras sugieren una fatiga en el sector consumo y una desaceleración en el gasto del gobierno en lo que se relaciona con el estímulo", dijo Joseph Battipaglia, un estratega de mercado en Stifel Nicolaus.

Según cifras extraoficiales, el promedio industrial Dow Jones bajó 0,43%, a 9.731,85 unidades. El índice Standard & Poor's 500 perdió 0,33%, a 1.027,33 unidades.

El índice tecnológico Nasdaq Composite retrocedió  0,37%, a 2.101,36 unidades.

Los títulos mundiales cayeron a su nivel más bajo en tres semanas luego de que datos en China sugirieran una moderación del crecimiento de la tercera mayor economía del mundo.

El Nikkei cerró con una baja de 2%, mientras que los mercados europeos perdieron 2,4%.

En otros datos, los pedidos de subsidio de desempleo aumentaron inesperadamente la semana pasada, aumentando el temor a que la recuperación del mercado laboral se esté paralizando.

El gobierno informará el viernes acerca del muy seguido reporte de empleo no agrícola.

Las bolsas de América Latina, que habían operado a la baja durante toda la jornada, terminaron con números azules.