Dos décadas después de su creación en 1991, el Mercosur celebra entre hoy y mañana su XL Cumbre buscando profundizar la unión comercial, ampliar la integración en el campo social y crear una "conciencia de ciudadanía regional" similar a la que existe en la Unión Europea (UE).

La conferencia realizada en Foz do Iguazú marca la despedida internacional del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, quien mañana entregará la presidencia pro témpore del Mercosur a su par paraguayo Fernando Lugo y el 1 de enero transmitirá el gobierno a su sucesora electa, Dilma Rousseff.

Como legado, Lula dejará para el Mercosur nuevos acuerdos, que incluyen un Programa de Consolidación de la Unión Aduanera -que buscará eliminar gradualmente las excepciones al Arancel Externo Común (AEC)-, la creación del cargo de Alto Representante del Mercosur, con la tarea de "construir consensos" dentro del bloque, y un plan para poner en vigencia un Estatuto de la Ciudadanía subregional.

Las medidas propuestas para profundizar la integración incluyen, entre otras cosas, la creación de mecanismos de protección de inversiones de las empresas, la definición de políticas comunes en rubros como integración productiva, servicios e industria automotriz y la adopción de normas de defensa de la competencia.

Por otra parte, los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay desean estimular la "consciencia de ciudadanía del Mercosur", mediante la estandarización de los documentos de identidad y la adopción de un modelo único de matrícula para los vehículos del bloque, para viabilizar la libre circulación de personas en su territorio.

Según el portavoz de la Presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, la creación del cargo de Alto Representante del Mercosur contribuirá a fortalecer la estructrua institucional y la articulación política en el seno del bloque, que vive actualmente un momento económico muy favorable, ya que los países miembros superaron sin graves traumas la crisis financiera internacional de 2008.

Gracias a ello, el comercio entre los países del Mercosur cerrará este año con un récord de 42.000 millones de dólares, lo que supone un aumento de 30% frente a 2009, según anticipó la ministra de Industria de Argentina, Débora Giorgi.

El subsecretario general para Sudamérica, Centroamérica y el Caribe de la Cancillería brasileña, Antonio José Ferreira Simoes, afirmó que el buen momento económico permite a los países avanzar en el proceso de mejorar sus índices sociales en los próximos años: "No podemos avanzar solamente en el rubro económico. Esto no es sostenible ni deseable".

La XL Cumbre del Mercosur se inició hoy con la reunión de ministros de Relaciones Exteriores y Hacienda y de presidentes de los Bancos Centrales de los países miembros, durante la cual se firmarán acuerdos-marco con miras a concretar de Tratados de Libre Comercio (TLC) con Siria y con la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

La parte presidencial de la conferencia se iniciará durante la noche, con la participación de los mandatarios en la clausura de la X Cumbre Social del Mercosur y con una cena que será ofrecida por Lula a los jefes de Estado participantes.