Nueva York. El gobierno mexicano recaudó este jueves 850 millones de euros mediante la venta de un bono a siete años con un rendimiento del 4,291%, de acuerdo a una persona con conocimiento de la operación.

El rendimiento de los valores fue levemente inferior a lo que esperaban los inversionistas, ya que los operadores de la transacción recibieron más de 1.500 millones de euros en órdenes.

Barclays, BNP Paribas y Deutsche Bank se encargaron de la venta.

Moody's Investors Service tiene una calificación "Baa1" para México, tres escaños dentro del grado de inversión, mientras que tanto Standard & Poor's como Fitch le otorgan una calificación "BBB", un escaño más abajo.

La oferta se realiza justo cuando parece volver a abrirse el mercado para la emisión de deuda soberana del mundo en desarrollo.

Luego que meses de volatilidad en los precios de los activos mantuvieran a muchos emisores alejados del mercado, algunos países como Polonia, México y Ucrania están evaluando el escenario mientras la demanda por deuda de mercados emergentes se mantiene fuerte.