México DF. Los precios al consumidor de México subieron un leve 0.19% en la primera quincena de diciembre, una variación menor a la prevista por el mercado, lo que reduce la presión sobre el Banco Central para modificar las tasas de interés.

La inflación anual hasta el 15 de diciembre se ubicó en un 4.25%, dijo el Banco de México (central) en un reporte este jueves.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina la volatilidad de algunos alimentos y energéticos, fue del 0.30%.

Analistas esperaban un alza del 0.36% en el índice general de precios al consumidor, según la mediana de un sondeo de Reuters entre 20 especialistas, mientras que para la inflación subyacente aguardaban un 0.32%.

El más bajo indicador respalda la posición de una mayoría de analistas, que esperan que México mantenga su tasa de interés referencial en 4.5% al menos hasta principios del 2012.

Usualmente, la inflación tiende a acelerarse en diciembre debido a la temporada de compras navideñas.

Pero en la primera mitad del mes, productos como el jitomate (tomate), calabacita, papaya y chile tuvieron fuertes bajas en sus precios, compensando un alza del 30.7% en el limón y del 8.13% en los servicios turísticos en paquete.

Sin embargo, los precios de los productos agrícolas suelen ser muy volátiles y su variación no modifica la tendencia del indicador de precios, dijo Alejandro Martínez, estratega de renta fija para América Latina de HSBC.

"Ese número puede ser engañoso porque la razón principal por la cual bajó la inflación es por los precios agropecuarios (...) dada la volatilidad de esos precios", afirmó.