México DF. México solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) la ampliación de una línea de crédito flexible que tiene con el organismo a US$72.000 millones, desde US$48.000 millones, y por dos años más, en una medida que busca blindar a su economía de riesgos externos.

México solicitó en el 2009 la llamada Línea de Crédito Flexible (LCF), pero no ha utilizado los recursos y el presidente mexicano, Felipe Calderón, dijo que por ahora no contempla hacerlo.

"Nos ayuda a enfrentar de mejor manera cualquier situación proveniente del exterior (...) que en este momento, un momento de gran incertidumbre en Europa y en Estados Unidos es un buen amortiguador". Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

"Se trata de una línea de carácter precautorio que al igual que en anteriores ocasiones, México no contempla utilizar", dijo Calderón en un evento junto con el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en la residencia oficial de Los Pinos.

"Es un seguro financiero que protege plenamente la economía del país contra cualquier turbulencia externa", subrayó.

La extensión de la vigencia de la línea de crédito, que vencía el próximo abril, será por dos años, dijo el gobernador del banco central, Agustín Carstens, en el evento.

Recuperación económica. La economía mexicana se está recuperando de su peor recesión en 15 años, que llevó a un desplome del 6,1% el año pasado. El gobierno espera una recuperación del 5% para este año y una moderación al 3,8% para el 2011.

Strauss-Kahn destacó la fortaleza de las finanzas públicas mexicanas y señaló que la línea de crédito reforzará el blindaje de México ante turbulencias del exterior.

"Reconocemos que ustedes se están desempeñando bien y por eso les estamos dando todo sin pedirles nada más a cambio y les estamos dando este crédito para un apoyo", dijo en declaraciones traducidas al español.

En un comunicado por separado, la Comisión de Cambios -integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México- dijo que aún "existen elementos de incertidumbre" sobre la fortaleza y el ritmo de la recuperación económica global tras la crisis desatada en 2008 en Estados Unidos.

"Nos ayuda a enfrentar de mejor manera cualquier situación proveniente del exterior (...) que en este momento, un momento de gran incertidumbre en Europa y en Estados Unidos es un buen amortiguador", dijo el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, sobre la línea de crédito.