Santiago. El gobierno chileno está vigilando permanentemente la evolución del tipo de cambio, en medio de la intervención que realiza el Banco Central para contener el avance de la moneda local, dijo este martes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El Banco Central inició el 5 de enero un plan de compras diarias de divisas por hasta US$12.000 millones, para fortalecer reservas internacionales y contener la apreciación de la moneda local.

"Hemos estado en permanente monitoreo de la situación del tipo de cambio (...) la decisión de intervenir fue una decisión adecuada", dijo a periodistas.

Larraín recordó que la compra de divisas por parte del organismo emisor provocó una caída de entre el 5% y 6% en el peso. "El efecto ya se sintió en el mercado", aseguró.

Durante los primeros días de intervención, el peso se hundió a sus mínimos de más de tres meses frente al dólar, aunque recientemente recuperó fuerza, apoyado en un alza en los precios del cobre y en la debilidad global de la moneda estadounidense.