Brasilia. A pesar del aumento en los precios de los alimentos y una sólida demanda de consumo, la inflación de Brasil se mantendrá dentro de los objetivos del gobierno en 2010 y 2011, dijo este jueves el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

"La inflación no va a caer fuera del rango meta", afirmó Mantega en la reunión anual de encargados de política del gobierno. "El gobierno hará todo lo necesario para asegurarse de que la inflación se mantenga dentro del rango".

Actualmente la inflación se ubica en un 5,5%. La meta del gobierno para 2010 es de un 4,5%. Pero un rango de dos puntos porcentuales hacia cualquier extremo de la meta permite que la inflación varíe del 2,5% al 6,5% según el programa de fijación de meta de inflación del país. La meta para 2011 también es 4,5%, con un rango de dos puntos porcentuales.

"Gran parte del reciente aumento en la tasa de inflación se debe a la tendencia mundial hacia mayores precios de los alimentos", dijo Mantega. "En el caso de Brasil, esto es algo estacional. Esto significa que la mayoría de los precios de los alimentos se estabilizarán".