El producto interno bruto de Brasil crecerá al menos un 7,5% este año, y posiblemente cerca del 8%, gracias al programa de inversiones en infraestructura del gobierno, dijo este jueves a periodistas el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El crecimiento del 7,5% "ya está garantizado. Debería ubicarse por encima de esa cifra, cerca del 8% a fines de 2010", dijo Mantega.

Pese al crecimiento del PAC, aún hay brechas en la infraestructura de Brasil, donde las carreteras y ferrocarriles son débiles y los puertos y aeropuertos están atestados, algo que los economistas dicen es un cuello de botella que retrasa el crecimiento económico.

Previamente este jueves, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, o IBGE, reportó que la economía de Brasil creció un 6,7% en el tercer trimestre del 2010, frente al mismo periodo el año anterior. Ese robusto crecimiento fue menor al 9,2% registrado en el segundo trimestre, debido a que el alza que han experimentado las tasas de interés y el vencimiento de exenciones impositivas a productos de consumo a inicios de este año finalmente tuvieron sus consecuencias, dijeron economistas.

Mantega señaló que el Programa de Aceleración del Crecimiento, PAC, que registró fuertes inversiones en obras públicas e infraestructura, había ayudado a impulsar el crecimiento económico de Brasil.

"No es solo un programa de infraestructura, el objetivo es acelerar el crecimiento del país y eso se ha logrado claramente", dijo.

Sin embargo, aún un hay brechas en la infraestructura de Brasil, donde las carreteras y ferrocarriles son débiles y los puertos y aeropuertos están atestados, algo que los economistas dicen es un cuello de botella que retrasa el crecimiento económico. El gobierno anunció una segunda versión del PAC.