Santiago. El gobierno de Chile está preocupado por la reciente apreciación del peso, que actualmente se negocia en un máximo de 31 meses frente al dólar, dijo este martes del ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Los exportadores, particularmente en el sector agrícola, han solicitado ayuda, incluida una intervención del mercado cambiario, bajo el argumento que la fortaleza del peso perjudica la competitividad de sus productos.

El gobierno trabaja con el grupo industrial Sofofa y el grupo sectorial agrícola SNA para "para generar propuestas transversales para mejorar competitividad" de los exportadores agrícolas, dijo Larraín.

A pesar de la fortaleza del peso, el banco central ha mantenido que las actuales condiciones de mercado y económicas no justifican intervenir el mercado.

"El problema del tipo cambio no lo vamos a poder abordar de una sola manera, tenemos que apuntar hacia el tema cambiario y también hacia mejoras de competitividad [para los exportadores]", agregó Larraín.