Las fuertes lluvias que han azotado a Colombia, inundando cientos de miles de hectáreas de cultivos y bloqueando carreteras, provocarán un alza en la inflación de los próximos meses, aunque no debieran comprometer las metas oficiales, adelantó el lunes el gobierno.

El primer impacto de los temporales se sintió en los precios al consumidor de noviembre, que subieron un 0,19%, el doble de lo pronosticado en promedio por los analistas de un sondeo de Reuters.

El ministro de Hacienda estimó que los costos por la ola de lluvias se acercarían a los US$1.000 millones, por lo que el gobierno tiene previsto declarar estado de emergencia para poder gastar recursos libremente del presupuesto, sin pedir autorización al Congreso.

Los alimentos representan cerca de un 30% de la inflación total.

"El próximo año, va a tener un efecto necesariamente, los efectos de inflación no creo que sean tan grandes, pero son visibles de todos modos; en alguna medida el IPC de noviembre se afectó, el de diciembre probablemente también", dijo el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry.

Efectos de ola de lluvias. La ola de lluvias producida este año por el fenómeno climático de La Niña, que ha dejado más de 190 personas muertas y 1,5 millones de damnificadas, ha provocado la inundación de unas 800.0000 hectáreas de cultivos y de pastos para la ganadería, así como el bloqueo y el colapso de carreteras.

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, afirmó que aunque no ha habido un desabastecimiento general de alimentos, se podría perder un ciclo de cosechas correspondiente a unos seis meses, lo que acentuaría la inflación.

"Yo creo que es inevitable que eso suceda, no hasta el punto de que se desborde la inflación en proporciones inmanejables, pero sí es ineludible que va a subir el precio de los alimentos en estos meses, porque obviamente productos básicos muy importantes han estado muy traumatizados", dijo.

"Va a haber que resembrar el primer ciclo, se va a perder prácticamente un ciclo de cosechas, un semestre, mientras se vuelve a sembrar", explicó Restrepo al anunciar que de ser necesario se autorizaría un aumento en la importación de alimentos.

La inflación acumuló un 2,59% en los últimos 12 meses hasta noviembre.

El Banco Central estableció como meta de inflación para el 2010 y el 2011 un rango de entre un 2 y un 4%.

El ministro de Hacienda estimó que los costos por la ola de lluvias se acercarían a los US$1.000 millones, por lo que el gobierno tiene previsto declarar estado de emergencia para poder gastar recursos libremente del presupuesto, sin pedir autorización al Congreso.

El presidente Juan Manuel Santos dijo el fin de semana que se trata de la peor tragedia en la historia del país, superior varias veces al impacto que tuvo un terremoto en la zona cafetera en 1999.

* Con información de Reuters y El Espectador.