Aplicar las leyes tributarias y aduaneras no es nada fácil en un país donde la evasión es una costumbre.

Casos como el cierre de las tiendas libres, el desmantelamiento de dos destilerías clandestinas, la introducción ilegal de un lujoso Porsche Cayenne por un diputado, la fiscalización de profesionales independientes como abogados y médicos, la regulación de empresas de encomiendas y la publicación de los nombres de 2.111 contribuyentes que le adeudan al fisco 4.161 millones de lempiras (US$219,6 millones) no sería posible si las autoridades de la DEI no hubiesen tenido el respaldo del presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa.

Esas prácticas ilegales no son nuevas en Honduras, pero en el pasado una llamada telefónica del Poder Ejecutivo o del Congreso Nacional era suficiente para suspender cualquier intervención o auditoría que se practicara a estas actividades.

José Oswaldo Guillén, ministro director de Ingresos, conversó con EL HERALDO sobre el trabajo realizado para reducir la evasión fiscal en Honduras, la que se estima deja pérdidas al erario por alrededor de 10.000 millones de lempiras (US$527 millones).

¿Qué tan fácil o difícil es combatir la evasión en un país como Honduras donde no hay cultura tributaria?

José Oswaldo Guillén: Es una lucha difícil, hay que invertir fuerzas, energía y creatividad durante la mayor parte del día. Ser director de Ingresos no es un trabajo de ocho horas, a veces son las siete, ocho, nueve, diez, once y doce de la noche y estoy recibiendo informes de operativos que se están realizando en establecimientos comerciales. Son negocios que están operando al margen de la ley, empresarios que no están cumpliendo con sus obligaciones tributarias y nosotros como DEI estamos en la obligación de hacer que paguen los impuestos de manera correcta. Pero esta lucha y estos logros registrados en 10 meses que llevo como director de Ingresos han sido posibles gracias a todo el respaldo brindado por el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, lo que nos compromete a redoblar esfuerzos para alcanzar la meta de recaudación programada para 2010, que es de 43,262 millones de lempiras. Esperamos que el Presidente continúe con ese apoyo.

¿Qué otros organismos han sido parte de la lucha contra los evasores? El apoyo del Congreso Nacional, a través de su presidente Juan Orlando Hernández Alvarado, ha sido decisivo para el fortalecimiento de la DEI y para aumentar la recaudación sin aumentar impuestos. Además, el respaldo de la cooperación internacional como el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial, la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), entre otros. En el ámbito interno, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) también nos están apoyando.

Una gran parte de la sociedad aplaude su gestión pero una minoría de contribuyentes está molesta con su gestión y hay informes de que han pedido al presidente de la República la separación de su cargo. Claro, en el tema de las destilerías ilegales hubo presiones para que se suavizará el tratamiento que se estaba dando a las fábricas de bebidas alcohólicas que operaban de manera ilegal. Pero el presidente de la República dijo en el marco del plan estratégico del Departamento del Tesoro que para aplicar la ley no hay que temblar la mano, y es en base a ese respaldo que nos ha dado que nosotros hemos podido resistir las presiones de ciertos sectores que estaban acostumbrados a no cumplir con las obligaciones que mandan las leyes tributarias y aduaneras. Lo mismo sucedió cuando se publicó la lista de los morosos, recibí una cantidad de llamadas y mensajitos que pidieron que no se les revelará sus nombres porque habían contribuido con determinadas actividades, pero ese era un compromiso que el presidente de la República había realizado y nosotros cumplimos.

¿Cuáles han sido las acciones emprendidas para castigar a los funcionarios y empleados coludidos con los defraudadores y subvaluadores? Las que contemplan las leyes competentes. He querido mandar un mensaje claro a todo el personal de la DEI de que no toleraré la corrupción y el tráfico de influencias, y eso le ha costado el cargo a muchos jefes de departamentos, administradores de aduanas, oficiales de aforo y despacho, entre otro personal. La corrupción y el tráfico de influencias le hacen mucho daño a la DEI, entonces no podemos decir que queremos atacar la evasión si adentro hay personas que permiten el incumplimiento de las leyes tributarias y aduaneras.

Ciertos sectores de la sociedad hondureña califican mucho de su trabajo como "show". En las administraciones tributarias serias como Chile, Colombia, Perú y Argentina el trabajo de auditoría e intervención ha aumentado la percepción de riesgo, ya que de no hacerlo lo que se fomenta es el incumplimiento de las obligaciones. Quienes se molestan son aquellas personas que han convertido la evasión en su modus vivendi y es en contra de esos contribuyentes que hemos aplicado sanciones drásticas que en el pasado se obviaron o se hicieron de la vista gorda los que estaban en la DEI.

Y quiero reconocer que parte de esos logros en temas como tiendas libres, destilerías clandestinas, introducción fraudulenta de autos de lujos y la corrupción en las aduanas han sido por el trabajo serio y responsable de varios medios de comunicación, quienes han denunciado estas irregularidades y que nos han obligado a tomar acciones drásticas.

En Honduras se persigue a los evasores y a veces se les premia con amnistías, en algún momento la DEI deberá reconocer el nivel de cumplimiento de muchos contribuyentes. Estamos de acuerdo que debemos premiar a los que cumplen en tiempo y forma con el pago de los impuestos, y una de las cosas que queremos hacer a partir del próximo año es digitalizar el proceso de los créditos y el Congreso Nacional ha aprobado una norma para que estos se apliquen en contra de los impuestos que los originan. Además, el trámite de muchos documentos será 100% electrónica y algo más importante es la puesta en práctica de los planes de pago anticipados y quienes se acojan a este beneficio recibirán un descuento. Los contribuyentes que aplicarán a los planes de pago anticipados serán aquellos que tengan un buen historial de pago, mecanismo que es usado en otros países y que ha dado buenos resultados. Este mecanismo funcionará bajo la figura de Acuerdo de Pago Anticipado (APA), la que está incorporada en la Ley del Presupuesto 2011. Su gestión al frente de la DEI será medida por el cumplimiento de la meta de recaudación, ¿cuánto proyecta que alcanzarán los ingresos tributarios al 31 de diciembre de 2010? Del 1 de enero al 30 de noviembre del presente año, los ingresos tributarios sumaron 38,519.7 millones de lempiras. Para diciembre, la meta es recaudar 5,400 millones de lempiras y en base a esas cifras, consideramos que los impuestos totalizarán 43,200 millones.

La meta contemplada en el presupuesto de ingresos y egresos del gobierno de la República para 2010 es de 43,262 millones de lempiras, la que consideramos podemos cumplir, ya que en este último mes del año -diciembre- hay muchos pagos que realizan los contribuyentes, a lo que sumamos el impacto de los operativos de fiscalización y auditorías que se efectúan por el incremento esperado en las ventas, derivado del pago del aguinaldo o décimo tercer mes de salario.