Santiago. El peso chileno cerró este viernes a la baja frente al dólar al tiempo que las crecientes tensiones en la península de Corea impulsaron al dólar como compra de refugio y a medida que las continuas preocupaciones sobre los problemas de deuda de la eurozona presionaban al euro a la baja frente al dólar.

El peso cerró a CH$483,10 por dólar, comparado con el cierre de este jueves a CH$480,60 por dólar, mientras que se negoció en un rango de CH$481,80 a CH$484,30 por dólar.

El euro perdió cerca de un 0,9% frente al dólar por información que menciona presiones sobre Portugal para aceptar una ayuda semejante al paquete de rescate que está siendo considerado para Irlanda y ante temores de una escalada de las tensiones coreanas, lo que dio un empuje al dólar. Dado que la economía chilena es altamente dependiente de sus exportaciones y que cerca de un tercio de éstas se dirige a Europa, el peso suele seguir la misma dirección que la moneda común frente al dólar.

Asimismo, dado que Chile es el principal productor de cobre del mundo, y representa casi un 35% de la producción mundial, el peso suele tomar la dirección de los precios internacionales del metal. Los futuros del cobre en Nueva York caían un 1,7% a US$3.7235 la libra por la apreciación del dólar y las preocupaciones por los problemas de deuda soberana de Portugal.

En el mercado de bonos, los rendimientos de los bonos del banco central chileno indexados a la inflación, o BCU, cerraron sin una dirección clara en una baja negociación extrabursátil.

El rendimiento de los bonos BCU a cinco años cerró en un 2,66%, frente al 2,53% del jueves, mientras que el rendimiento de los BCU a 10 años finalizó la jornada en un 2,85%, comparado con el 2,86% de la sesión previa.