La agencia calificadora de riesgo Moody’s elevó este jueves la nota de la deuda soberana de Bolivia en moneda local y extranjera a B1 desde B2, citando una menor carga de obligaciones comparada con países con calificaciones similares y una reducida turbulencia política interna.

La nota iguala la "B+" de Fitch Ratings, mientras que Standard & Poor's tiene al país un escalón más abajo, en "B".

En septiembre del 2009, Moody’s había elevado la calificación de Bolivia de B3 a B2.

La calificadora de riesgo también elevó el techo de deuda del país en moneda extranjera a B3 desde B1 y el techo de depósitos en moneda extranjera de B3 a B2. Ambas calificaciones tienen una perspectiva positiva, según un reporte de la firma desde su oficina en Nueva York.

"Una combinación de deuda perdonada y años recientes de superávits fiscales llevaron a una baja en los indicadores principales de la deuda de Bolivia. El ratio de deuda del Gobierno ante los ingresos, un indicador clave para el análisis soberano de Moody's, estará por debajo de 120% este año tras un máximo de 350% en el 2003", dijo el analista de crédito soberano de Moody's Gabriel Torres.

"Viendo hacia adelante, aunque no anticipamos la continuidad del superávit del Gobierno, esperamos que una posición fiscal moderada no debería tener un gran impacto en las cifras de la deuda", agregó.