Caracas. La reciente devaluación de la moneda venezolana tendrá poco impacto sobre la calificación de deuda soberana del país, aunque las presiones inflacionarias resultantes continuarían afectando el crecimiento económico, indicó este martes Moody's Investors.

La agencia ratificó la calificación "B2", cinco escaños dentro del territorio de chatarra, para el país.

La decisión del gobierno de unificar la semana pasada su tasa de cambio doble ayudará en algo a simplificar la alta ineficiencia del sistema y fortalecer la capacidad de pago del gobierno al entregar más bolívares por dólares vendidos al sector privado, dijo el analista de Moody's Patrick Esteruelas.

Sin embargo, agregó que el impacto en las finanzas del país será más pequeño que el de la devaluación de enero de 2010. Asimismo, la moneda más débil y el posible aumento del impuesto de valor agregado a las ventas mantendrán altas las presiones inflacionarias en el país sudamericano, lo que tensionará la economía, indicó Moody's.