Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó este martes un 0,6% luego de que las caídas de las acciones chinas y un yen ligeramente más firme provocó una toma de beneficios, pero halló respaldo en los fuertes datos de producción japonesa y en saludables señales técnicas.

El Nikkei estuvo estable con un volumen escaso a final de año y los inversores menos entusiastas a la hora de tomar más posiciones de compra, tras un avance del 0,8% la sesión anterior.

El índice Nikkei finalizó el día con una pérdida de 63,36 puntos, en 10.292,63 puntos. El Topix, un indicador más amplio, cayó un 0,2%.

"Las acciones japonesas fueron arrastradas por el descenso de las acciones chinas. Pero los volúmenes cayeron y es difícil encontrar una dirección en esta situación", dijo Nagayuki Yamagishi, estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

Las acciones en Shanghái caían más de un 1%, tras haber perdido un 1,9% este lunes. Señales técnicas optimistas y datos positivos de producción en Japón difundidos el jueves brindaron oportunidades de aprovechar ofertas, dijeron varios analistas. La producción industrial creció un 1% en noviembre, marcando el primer incremento en seis meses, en una señal de que las compañías están aumentando la producción ante expectativas de una aceleración de la demanda global a comienzos del próximo año.