Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó este miércoles un 0,8%, luego de que el bombardeo de una isla surcoreana por parte de Corea del Norte y las crecientes preocupaciones sobre la deuda de la zona euro provocó una toma de beneficios.

Pero el Nikkei logró terminar la sesión por encima de los 10.000 puntos ante una pérdida de fuerza del yen contra el dólar, que dio lugar a una caza de oportunidades.

"Creo que los participantes en Tokio han reaccionado con bastante calma al episodio coreano, que dio como resultado caídas limitadas en las acciones japonesas", dijo Shoji Yoshigoe, estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

"El hecho de que las caídas en las acciones surcoreanas fueron limitadas también fue positivo para las acciones japonesas", agregó el analista.

El índice Nikkei cerró con un descenso de 85,08 puntos, o un 0,84%, a 10.030,11.

El más amplio Topix perdió un 1%.

Los mercados financieros japoneses estuvieron cerrados este martes por un feriado nacional, cuando otros índices bursátiles importantes cayeron al refugiarse los inversores en activos seguros como el dólar, el oro y bonos soberanos tras el intercambio de disparos en la Península Coreana.

"Los inversores quisieron recoger beneficios luego de la reciente recuperación", dijo Fumiyuki Takahashi, estratega bursátil de Barclays Capital Japan.

"Pero esta caída en el Nikkei, dado que no hay más fricciones en la Península Coreana, sólo será temporaria porque la relación dólar/yen está firme por encima de 83 yenes y las ganancias corporativas japonesas fueron mejores que lo que esperaba el mercado", agregó.

Los inversores se vieron también alentados a comprar acciones japonesas porque el dólar se mantenía por encima de los 83 yenes, dijeron operadores.