Tokio. El índice Nikkei de la bolsa japonesa cerró el martes con una caída de 1,2% pero lejos de los mínimos que tocó más temprano, con las acciones tecnológicas golpeadas por temores sobre el ritmo de la recuperación económica de Estados Unidos.

Además, decepcionantes resultados corporativos en Estados Unidos y un yen más fuerte también golpearon a las acciones japonesas.

Los operadores volvieron al mercado tras un fin de semana largo y estuvieron poniéndose al día con el resto de las bolsas asiáticas, que cayeron el lunes tras un profundo declive del índice de confianza de los consumidores estadounidenses.

El índice Nikkei perdió 107,90 puntos y terminó en 9.300,46 tras haber caído más temprano 1,7%, mientras que el más amplio Topix cayó 1%.