Tokio. El índice Nikkei de Tokio cerró este miércoles plano, retrocediendo desde un máximo de ocho meses tocado durante el día, luego de que los operadores recogieron beneficios tras un alza en papeles financieros e inmobiliarios por resultados positivos en Estados Unidos y un yen más débil.

Los reportes de utilidades de compañías estadounidenses como el constructor de viviendas Lennar y la cadena de tiendas Sears Holdings superaron las expectativas, reforzando las esperanzas de que la mayor economía mundial está en camino a una recuperación sustentable.

Aunque en el 2010 su desempeño estuvo por debajo de otros índices bursátiles de importancia, el Nikkei ha subido un 15% desde noviembre, siendo los inversores extranjeros compradores netos de acciones japonesas por nueve semanas consecutivas.

El índice Nikkei cerró la sesión más activa del año con una subida del 0,02%, en 10.512,80 puntos. Más temprano tocó 10.576,51 puntos, su máximo nivel intradía desde el 13 de mayo del 2010.

El más amplio Topix ganó un 0,3%.

"El gran volumen es algo para atender. Significa que los inversores extranjeros a largo plazo, como los fondos de pensión europeos, han vuelto al mercado", dijo Shoji Yoshigoe, estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

"Si el volumen se mantiene en estos niveles por un tiempo, más inversores domésticos, incluso inversores minoristas, podrían regresar al mercado, haciéndolo subir aún más", agregó.

Las acciones de bancos y desarrolladores inmobiliarios lideraron el avance, preferidas por los inversores extranjeros.

Mitsubishi UFJ Financial Group, el banco más grande de Japón por activos, subió un 3,62%, mientras que Sumitomo Mitsui Financial Group sumó un 2,67% y Mizuho Financial Group un 3,07%.