Tokio. El índice Nikkei japonés conservó este viernes sus recientes ganancias, luego de que datos minoristas y de viviendas en Estados Unidos dieron esperanzas de una recuperación más veloz en la mayor economía mundial mientras ceden los temores sobre la crisis de deuda en Europa.

Ventas en la misma tienda durante noviembre mejores que las esperadas, un gran salto en las ventas pendientes de viviendas, y un mejor mercado laboral fueron las últimas señales de que la recuperación económica en Estados Unidos está encaminada y una recesión de doble caída es improbable.

Los operadores también dijeron que el Banco Central Europeo estuvo comprando deuda portuguesa e irlandesa este jueves, calmando por ahora el pánico de los inversores sobre la deuda en la eurozona.

El índice Nikkei terminó la semana con un alza del 1,4%y en algún momento de la sesión de este viernes tocó un máximo intradía de seis meses antes de sucumbir a una toma de ganancias.

"Las expectativas de los inversores de que la economía de Estados Unidos tomará impulso están aumentando y es por eso que el mercado coqueteó hoy con máximos de seis meses", dijo Kazuhiro Takahashi, gerente general de Daiwa Capital Markets.

El Nikkei cerró con una subida del 0,1%, a 10.178,32 puntos, tras haber ganado casi un 2%. En un momento de la sesión trepó hasta 10.254,00.

El más amplio Topix subió un 0,2%.

Participantes del mercado dijeron que fondos extranjeros, la fuerza impulsora detrás del repunte del 8% del Nikkei en noviembre, siguen comprando acciones japonesas.

"Varios oportunistas están incrementando sus tenencias de acciones japonesas, especialmente de acciones cíclicas como las de grandes exportadores gracias a un yen más débil", dijo Mitsushige Akino, gerente general de Ichiyoshi Investment Management.

"Las compras en noviembre fue mayormente debido a coberturas de posiciones cortas, pero este mes se están viendo compras nuevas" agregó Akino.