Tokio. El índice Nikkei negoció sin grandes variaciones por cuarta sesión consecutiva este jueves, ante unas preocupaciones sobre la deuda de la zona euro que contrarrestaron el optimismo en torno a la subida del dólar hasta máximos de tres meses contra el yen.

El Nikkei ha estado atrapado en una banda estrecha de 190 puntos durante una semana ante una toma de beneficios de inversores domésticos que aprovechaban la subida del mercado del 12% desde comienzos de noviembre.

El negocio era ágil y los volúmenes altos por tercera sesión seguida, con intercambio de más de 2.000 millones de acciones.

Las alzas superaron a las bajas por 805 a 690.

El índice Nikkei subió 1,51 puntos, un 0,01%, a 10.311,29 tras abrir a 10.297,55 y oscilar entre 10.347,39 y 10.282,54.