Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio registró su mayor caída semanal en tres meses al perder este viernes un 1,6%, luego de que el descenso de los precios de materias primas pesó sobre las compañías del sector e impulsó una toma de beneficios tras el repunte reciente.

Los reportes el día anterior de que la economía china creció un 9,8% en el cuarto trimestre y la inflación apenas disminuyó, despertaron temores a que el gobierno ajuste su política monetaria para enfriar la economía, lo que provocó descensos en los precios del petróleo, el cobre y el oro.

Los participantes del mercado dijeron que las ventas de materias primas por la situación en China proporcionaron la excusa perfecta para recoger beneficios tras un alza del Nikkei del 13% desde comienzos de noviembre.

"El mercado ha estado seriamente recalentado desde diciembre, y entre el 80 y el 90 por ciento de los participantes estaba esperando para recoger beneficios luego del repunte. Esto comenzó el jueves y se aceleró hoy", dijo Masayoshi Okamoto, jefe de operaciones de Jujiya Securities.

"Los papeles defensivos que tuvieron un desempeño menor en el reciente repunte, como los de los sectores farmacéutico, eléctrico y gasífero, están ganando hoy, lo que muestra un cambio en la distribución de fondos en el mercado", agregó.

El índice Nikkei cerró con un descenso de 162,79 puntos, un 1,56 por ciento, a 10.274,52.

El sector minero fue uno de los más perjudicados, golpeado por la caída en los precios de las materias primas, y perdió un 3,3%. Sumitomo Metal Mining tuvo el peor desempeño general del Nikkei, con una caída del 5,4%.