Tokio. Tras cinco sesiones consecutivas de descensos, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio rebotó el viernes y cerró con un alza del 2,28% por la cobertura de posiciones cortas al disminuir los temores por los resultados de las pruebas de resistencia de la banca europea.

No obstante, los inversores siguieron cautos y el índice retrocedió desde su punto más alto del día, después de que un diario español reportó que varias cajas de ahorro españolas no superaron las pruebas de resistencia.

El índice Nikkei cerró con un alza de 210,08 puntos, a 9.430,96, tras perder casi 6% de las cinco sesiones anteriores y luego de haber tocado un máximo en el día a 9.474,11.

"Este salto proviene principalmente de coberturas de posiciones cortas, no es un movimiento que llevará al Nikkei realmente al alza", dijo Kenichi Hirano, de Tachibana Securities.

"Pero (...) podríamos estar preparados para más ganancias la semana próxima. Y si bien probablemente no sea bueno ser demasiado optimista, creo que los resultados de las pruebas de resistencia probablemente no sean tan malos", agregó.