Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió un 0,5% este miércoles, tras caer casi el 2% el día previo cuando las acciones chinas perdieron terreno por problemas de liquidez.

El Nikkei, de todos modos, ganó un 8% en noviembre y los analistas dijeron que la reciente debilidad del yen y las expectativas de una mayor recuperación de la economía estadounidense seguirán dando apoyo, aunque podría retroceder por temores a que la crisis de crédito de la eurozona se expanda.

"Los inversores estaban preocupados ayer por alzas de las tasas de interés en China y la eurozona, y ahora están esperando las cifras de empleo en Estados Unidos y de ventas navideñas para hacer negocios", dijo Fumiyuki Takahashi, estratega de Barclays Capital Japan.

"Por lo tanto, los inversores quieren observar al mercado un poco más de cerca con tantas incertidumbres. Pero el panorama a largo plazo es positivo, con altas expectativas de que las compañías japonesas tengan un buen desempeño en este año financiero", agregó.

El Nikkei cerró el día con un alza de 51,01 puntos, a 9.988,05, por encima del promedio de movimiento de los últimos 200 días, actualmente en 9.911,59.

El más amplio Topix ganó un 0,6%.