Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió casi un 1% este lunes y alcanzó un nuevo cierre máximo en cinco meses al ceder las preocupaciones sobre la fortaleza del yen, lo que alentó a los inversores extranjeros a volver a apostar por las acciones japonesas.

El índice Nikkei terminó el día con un alza del 0,9%, a 10.115,19 puntos, su máximo cierre desde el 21 de junio. Durante la sesión tocó un máximo intradiario de cinco meses a 10.157,97 puntos.

El más amplio Topix ganó un 0,7%.

"El mercado ha comenzado a reconocer cuán elásticos se han vuelto los exportadores (japoneses) a la fortaleza del yen. La rentabilidad ha estado mejorando más que lo que el mercado esperaba", dijo Fumiyuki Takahashi, estratega de Barclays Capital Japan.

"El dinero ha estado fluyendo, especialmente desde el extranjero", agregó.

El Nikkei ganó un 3% la semana pasada y ha subido más de un 10% en lo que va de noviembre, ayudado en parte por el retroceso del yen desde máximos de 15 años contra el dólar, registrados a comienzos del mes.