Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió este viernes a un nuevo máximo de ocho meses, aunque los inversores permanecieron cautos antes de las cifras de empleo de Estados Unidos que se conocerán más tarde.

Por su parte, la caída de los precios de las materias primas se vio contrarrestada por el fuerte comportamiento de las acciones chinas.

El Nikkei estuvo atrapado en una estrecha banda y se movió a ambos lados del cierre anterior, ante el efecto negativo de la caída de Wall Street, pero la subida de Shanghai proporcionó un respaldo al mercado.

"La tónica del Nikkei se volvió ligeramente positiva por la tarde por el mercado de Shanghái, que empezó con tono firme", expresó Takashi Ohba, estratega de Okasan Securities.

El índice Nikkei cerró con alza de 11,28 puntos, o un 0,11%, a 10.541,04.

Ante las crecientes expectativas de que la recuperación de la economía de Estados Unidos esté afirmándose, algo que podrían confirmar más tarde los datos de empleo, los inversores apostaron por acciones de compañía con alta exposición en el mercado estadounidense, como las automotrices.

Toyota Motor Co ganó un 2,2%, mientras que Nissan Motor Co subió un 4,4%..