Londres. La inversión transfronteriza de las empresas volverá a caer en 2010, aunque a un ritmo mucho menor que el año pasado, dijo este jueves la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, (OCDE).

En un informe, la OCDE indicó que ahora espera que los flujos mundiales de inversión extranjera directa caigan un 8% este año, tras haber caído un 43% en 2009 y un 19% en 2008.

La previsión de la OCDE sugiere que pese a la recuperación del crecimiento económico en gran parte del mundo, las empresas siguen mostrándose cautas con las grandes inversiones en nuevos territorios, en vista del alto nivel de incertidumbre sobre la fortaleza de la recuperación y la posibilidad de que aumenten las tensiones entre las grandes economías.

El organismo con sede en París dijo que como los flujos de inversión extranjera directa "carecen de impulso por sí mismo", el nivel del próximo año dependerá del crecimiento económico.

"También será sensible a la capacidad del G20 de evitar el proteccionismo de las inversiones o cualquier conflicto futuro por las políticas de tipos de cambio, que desincentivaría la inversión internacional porque generaría incertidumbre en torno a la fijación de precios de los activos internacionales y la valoración de los ingresos futuros esperados de estos activos", dijo la OCDE.