El Observador de Uruguay. La tasa de desempleo mundial descenderá en 2018 hasta 5,5% de la población activa, desde el 5,6% en 2017, según las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que consideró que la falta de empleo decente persistirá en muchas regiones del mundo.

Así lo afirmó el informe "Perspectivas sociales y del empleo en el mundo. Tendencias 2018" publicado esta semana por el organismo, que además develó que el número total de desempleados en el mundo en 2017 fue de 192 millones.

La OIT estimó que en 2018 la tasa de desempleo se situará en 5,5%, marcando un giro tras tres años de ascenso de las tasas.

El estudio atribuyó la tendencia positiva registrada entre 2017 y 2018 al buen desempeño de los mercados laborales en los países desarrollados.

A pesar de ello, dado el aumento de personas que buscarán empleo, se prevé que el número total de personas desempleadas permanezca estable en 2018 en 192 millones.

"Si bien el hecho de que el desempleo se estabilice es una buena noticia, los niveles a los que lo ha hecho no, porque es demasiada gente fuera del mercado laboral". Guy Ryder.

Para 2019, la tasa de desempleo mundial seguirá prácticamente sin cambios, y se proyecta que el número de desempleados aumente en 1,3 millones.

"La economía global esta creciendo, y hay más trabajo pero esto no resolverá todos los problemas, y si bien el hecho de que el desempleo se estabilice es una buena noticia, los niveles a los que lo ha hecho no, porque es demasiada gente fuera del mercado laboral, además de los temas desigualdad, distribución y equidad en nuestras sociedades", afirmó el director general de la OIT, Guy Ryder.

Con respecto a América Latina, la OIT predijo que la tasa de desempleo solo descenderá de forma marginal en los próximos meses, pasando de 8,2% en 2017 a 7,7% en 2019.

El organismo recordó que en 2014 la tasa de desempleo en la región fue de 6,1%, por lo que "todavía está lejos de recuperarse completamente".

En Europa, gracias a una actividad económica mejor de la prevista, se logró que la tasa de desempleo descendiera a 8,5% en 2017, el nivel más bajo desde 2008.

La OIT estimó que los niveles de desempleo en la Unión Europea (UE) bajarán hasta 8,1% en 2018 y hasta 7,8% en 2019, lo que significará una caída de 1,5 millones de desempleados para 2019.

Destacó además que los progresos logrados hasta 2012 para luchar contra el trabajo vulnerable se han estancado.