El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, consideró que la economía mundial tendrá este año un crecimiento del 3%-4%, un rango menor al contemplado hasta ahora.

Blanchard, en una entrevista emitida en la emisora de radio francesa 'Europe 1', explicó que el crecimiento será en 2010 del 3%-4% en el conjunto del mundo, "pero eso traduce una asimetría" entre el 1%-2% que se espera "en los países avanzados" y el 6%-8% en los emergentes.

Para el próximo ejercicio, las cifras serán "más o menos las mismas", añadió al ser preguntado sobre sus predicciones.

El FMI, en su informe semestral de perspectivas presentado a comienzos de octubre, auguraba una progresión del Producto Interior Bruto (PIB) mundial del 4,8% este año y del 4,2% el próximo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había confirmado ayer sus expectativas de crecimiento en sus países miembros para este año, entre el 2,5% y el 3%, pero advirtió de que en 2011 bajará al 2-2,5%.

El economista jefe del FMI dijo no creer que haya "una nueva recaída", aunque insistió en que "los países ricos van a tener un crecimiento lento" y las tasas de paro allí "seguirán siendo elevadas" en el horizonte de 2011 y 2012.

Preguntado sobre las políticas de reducción del déficit que se han fijado como prioridad en Europa, Blanchard comentó que "la mejor manera es hacerlo suavemente, tener planes a cinco años" porque si se lleva a cabo de forma muy rápida hay "riesgo de que afecte al crecimiento" y que se caiga "en una segunda recesión en Europa".

Sobre el ajuste anunciado la semana pasada por el Gobierno británico, consideró que allí "han tomado decisiones presupuestarias valientes", y añadió que pese a los recortes calculan que la economía crecerá el año próximo.

"Alemania se comporta mejor que los demás" en Europa, afirmó el economista jefe del FMI, que lo vinculó a los "esfuerzos considerables" que se hicieron tras la unificación.

Estimó que la cumbre del G20 de Seúl va a ser "un buen momento" y que "se van a lograr soluciones para lo que se ha llamado la guerra de las monedas".