El economista en jefe de BBVA para Sudamérica, Joaquín Vial dijo que "Panamá ha superado con pleno éxito la crisis económica" al sobrepasar las proyecciones de crecimiento hechas  al inicio del año que lo ubicaban en un 4,1%.

Vial hizo referencia al último estudio de BBVA Research que destaca entre otros puntos, que Panamá "evidencia una recuperación más rápida de la prevista".

Esa tendencia sugiere que el país estaría en capacidad de mantener "un crecimiento robusto", que el estudio sitúa hasta en un 6% al cierre de 2010, aún en un contexto de debilitamiento del ciclo económico global, dadas  las continuas tensiones financieras en Europa y la moderación en el desempeño de la economía estadounidense.

El análisis del BBVA Research destaca que hubo un buen dinamismo del consumo y de la inversión pública en los seis primeros meses, lo cual se refleja en un crecimiento liderado por la economía de servicios, sobre todo transporte, telecomunicaciones y comercio.

En términos de inflación, se proyecta que superará el 3% en 2010, mientras que un mayor ritmo en la ejecución de las obras públicas generará un aumento del déficit fiscal del sector público no financiero hasta en un 1%, aunque dentro de los límites de la ley de responsabilidad fiscal.

Para 2011 BBVA Research sitúa el crecimiento económico en un 6,3% desde un 5,2% inicial.

El gobierno panameño considera que el país crecerá alrededor de un 7% este año, luego de lograr un desempeño del 6,1% durante el primer semestre.

Vial afirmó que si bien el país reaccionó mejor de lo que esperaba a la recesión, será vital que el gobierno mantenga especial atención en algunos riesgos que podrían derivarse de aspectos como un aumento de la inflación y el déficit de cuenta corriente que podría alcanzar un 7% del Producto Interno Bruto debido a la "fuerte recuperación de la demanda interna".

A eso se suma la necesidad de mantenerse vigilantes en torno a un eventual escenario de una baja en el crecimiento de los países desarrollados, ya que el desempeño del país podría perderse por una menor dinámica del comercio mundial.

Sin embargo, la fortaleza de la demanda interna, sustentada por la continuidad del plan de inversiones en infraestructura pública, "ayudaría a evitar una fuerte desaceleración" en la medida que los flujos de capital permitan financiar sin problemas un mayor déficit de cuenta corriente.

El gobierno anunció que invertirá alrededor de $13 mil millones en su programa quinquenal que incluye la construcción de infraestructura básica como aeropuertos y carreteras, y un metro para la capital.