El desinterés mostrado por varios congresistas citados a la plenaria del Senado, frustró que los miembros de la Junta del Banco de la República y el gobierno explicaran los mecanismos implementados para evitar una mayor profundización de la apreciación del peso.

Sin embargo durante el poco tiempo que tuvo el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, sorprendió a todos argumentando que en el último mes, el peso colombiano ha sido la moneda más devaluada.

La citación hecha por el senador Mauricio Lizcano se desarrolló con cierta normalidad hasta el momento en que intervenía el gerente del Banco de la República, y se cumplían las cuatro horas, lo que obligaba a votar la sesión permanente.

Al hacer el conteo faltaron dos votos para completar el quórum lo que obligó al presidente del Senado, Armando Benedetti, a levantar la sesión y convocó para este miércoles a las 10 de la mañana, para votar el presupuesto general de la nación para 2011 aforado en 147,3 billones de pesos (US$80.500 millones).

El debate que estudiará la revaluación quedó prevista para el próximo martes en la plenaria del Senado.

El poco debate. Durante el tiempo que le permitieron al gerente del Banco Central, José Darío Uribe explicó que cuando la entidad intervino en el mercado cambiario comprando dólares, el precio del dólar no se frenó y que presentó fluctuaciones, con tendencia a la baja. "La tasa de cambio (dólar) se siguió apreciando", dijo al recordar las agresivas intervenciones del pasado.

Explicó que para conseguir un mejor resultado, "al último anunció le hicimos una innovación".

"introdujimos un elemento adicional de que no solamente vamos a comprar US$20 millones diarios, sino que vamos a comprar mínimo US$20 millones diarios, y no solamente los vamos a comprar por cuatro meses, sino que los vamos a comprar mínimo por cuatro meses. Eso significa que en cualquier momento podemos salir y comprar 200, 500, 100, 50 millones de dólares diarios, todo eso está dentro del anuncio y dentro de las posibilidades", explicó el gerente del banco central.

El peso se ha devaluado. Sorprendentemente, el gerente del Emisor dijo en la plenaria del Senado, que desde el 15 de septiembre pasado, el peso colombiano se ha devaluado, contrario a lo que se piensa.

En el último mes, el peso colombiano ha sido la moneda más devaluada. "Desde el 15 de septiembre hasta hoy, el peso colombiano es la moneda más devaluada", reiteró el gerente del banco Central.

Recordó que el 15 de septiembre fue el anuncio de la intervención de la entidad en el mercado cambiaria. Ese día se produjo el anuncio de que "íbamos a comprar al menos US$20 millones de dólares, por al menos cuatro meses", dijo.

Mencionó que en este periodo se ha intensificado la revaluación de muchas monedas "el peso colombiano no solo ha estado estable, sino que se ha devaluado, y el elemento común es la intervención del Banco de la República con US$20 millones diarios".

Monedas revaluadas. Uribe explicó que el mismo 15 de septiembre, el banco central japonés también salió a comprar dólares por cerca de US$25.590 millones en un solo día.

El yen se apreció 1,88%, con intervención masiva, mientras el peso se devalúo 0,7%.

El otro caso es Brasil, que aparece mucho entre los comentaristas. Entre septiembre 15 y octubre 8, compró US$10.771 millones; el real se ha revaluado 2,9%.

El gerente del Banco Central dijo que la revaluación no es cuestión de intervenciones masivas, "sino que esto tiene otras cosas".

Advirtió que los países no deben defender un nivel de tasa de cambio (dólar) porque atraen ataques especulativos.

De los países que han hecho intervenciones desde el 15 de septiembre, "al país que mejor le ha ido y de una manera más eficiente porque ha tenido mayor impacto en la tasa de cambio, con un menor uso de recursos", es Colombia, dijo el gerente de la entidad emisora.

Medidas no se anuncian. El Ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, que no intervino en la frustrada sesión, dijo que el país está tomando las medidas puntuales para tratar de frenar la revaluación.

Frente a la posibilidad de tomar decisión dirigidas a restringir la entrada de capitales dijo: "Amanecerá y veremos".

Indicó que "Estados Unidos va a tener una política supremamente laxa, va a inundar el mundo de dólares y Europa tiene que inundar el mundo de euros".

"Como todos los gobiernos, nosotros también estamos pensando cómo compensar esas fuerzas de manera que los próximos meses sean de paz y no de turbulencia. Vamos a hacer un poco de todo", anticipó el jefe de la cartera de las finanzas públicas.