Según cifras presentadas por el Banco Central de Venezuela (BCV), el Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela presento una disminución de 0,4% en el tercer trimestre de 2010, con respecto al mismo período de 2009.

De esta forma se observa una merma en la caída de la economía en comparación con los resultados presentados los dos trimestres previos ((5,2% y 1,9% en el primero y segundo, respectivamente). Estos resultados determinan una contracción de 2,4% en el acumulado de los primeros nueve meses del año.

El desempeño de la actividad económica en el tercer trimestre del año estuvo determinado por las disminuciones registradas en el valor agregado de las actividades petrolera (-2,1%) y no petrolera (-0,2%), respecto a igual período del año anterior. El descenso del nivel de actividad en el trimestre se debe a la menos producción de crudo y de productos refinados.

En cuanto a las actividades no petroleras, destacan en el informe el crecimiento en las comunicaciones (9,4%), los servicios producidos por el gobierno en general (3,2%), los servicios de transporte (2,7%) y la industria manufacturera (0,1%).

En otros resultados no tan favorables la minería mostró un descenso de 10,6%, electricidad y agua caen 7,8%, la construcción (-7,9%), la intermediación financiera (-5,0%) y el comercio (-4,4%).

Construcción. Según las cifras presentadas, la construcción demandada por el sector público registró una contracción de 3,8%, asociada a una menor ejecución de las obras demandadas por el gobierno general (20,5%), principalmente las obras de infraestructura. Este resultado fue atenuado por el significativo crecimiento reportado en las empresas petroleras (18,5%), dado que las no petroleras disminuyeron en 15,1%.

La construcción demandada por el sector privado disminuyó en 13,9%, tanto en la ejecución de obras de carácter residencial como no residencial, motivado, entre otros factores, a la menor disponibilidad de insumos básicos.

Importaciones crecen 6,3%. La oferta agregada aumentó en 1,5% por el efecto combinado del crecimiento de 6,3% en las importaciones y el descenso de 0,4% en el PIB.

La demanda global aumentó como consecuencia del incremento observado en la demanda agregada interna (4,1%), a pesar de la caída suscitada en las exportaciones (-17,6%). El resultado de la demanda agregada interna se asocia con los crecimientos experimentados en la inversión bruta fija (4,4%) y el gasto de consumo final del Gobierno General (3,4%), ya que disminuyó el gasto de consumo final privado (-2,1%).

El BCV se muestra optimista respecto a la economía venezolana para los próximos trimestres, "cabría esperar que la economía retome la senda de crecimiento sostenido en los próximos trimestres.

En este sentido, el Banco Central de Venezuela, en coordinación con el Ejecutivo Nacional, proseguirá adoptando políticas que permitan moderar las presiones inflacionarias; vigilar, regular y participar en el mercado de divisas; estimular y canalizar el crédito hacia los sectores productivos e intensificar las acciones que fomenten la solidaridad, la participación ciudadana y la corresponsabilidad social, con la finalidad de contribuir con el desarrollo nacional y a elevar el bienestar de la población venezolana".