El Poder Ejecutivo ha solicitado al gabinete económico revisar el contenido del "paquetazo II" o ley de actualización del sistema tributario, aduanero y medidas antievasión que remitió el pasado 14 de septiembre al Congreso Nacional.

EL Heraldo puso al descubierto que muchos de los artículos contemplados en el citado anteproyecto de ley violentan la Constitución de la República de Honduras y otras leyes secundarias.

Además, se contempla una serie de medidas fiscales para mejorar las recaudaciones tributarias y se estima que el impacto en los ingresos puede oscilar entre 2.500 (US$129.8 millones) y 3,000 millones de lempiras (US$155,7 millones) anuales.

Por el momento, la Secretaría de Finanzas no ha anunciado si retirarán el anteproyecto de ley remitido al Poder Legislativo y presentar uno nuevo con las correcciones pertinentes.

La revisión contempla artículo por artículo para compararlo con otras leyes como el Código Tributario, el Código Aduanero Uniforme Centroamericano (Cauca), el Código de Comercio, la Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público (Decreto 17-2010), el Código Civil y, sobre todo, la Constitución de la República.

Incongruencias. Información en poder de El Heraldo, revela que el anteproyecto de la ley de actualización del sistema tributario, aduanero y medidas antievasión fue elaborado en base a las recomendaciones de una misión técnica del Fondo Monetario Internacional.

Asimismo, la Secretaría de Finanzas contó con el apoyo de consultores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM). Przemeck Gajdezcka, jefe de la misión técnica del FMI para Honduras, confirmó que el gobierno de Porfirio Lobo Sosa aprobará medidas fiscales complementarias para fortalecer la capacidad de recaudación de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) y la recolección de más impuestos.

La administración de Porfirio Lobo Sosa espera que el Congreso Nacional apruebe en este legislatura el "paquetazo II" para asegurar la meta de recaudación para 2010: 53.275 millones de lempiras (US$2.700 millones).