El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, asistió este jueves a la XXXVI Cumbre de jefes de Estado del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) realizada en la isla de San Pedro, Belice, sin la participación de cuatro gobernantes.

El encuentro, al que no asistieron Ricardo Martinelli, de Panamá; Laura Chinchilla, de Costa Rica; Daniel Ortega, de Nicaragua; y Leonel Fernández de República Dominicana, apenas sirvió para analizar los avances en el proceso de integración del istmo y el pleito territorial entre Nicaragua y Costa Rica.

Durante la cita se confirmó que tanto Nicaragua como Costa Rica habrían aceptado sentarse a dialogar sobre la soberanía del fronterizo río San Juan, aunque es incierta la mediación de Guatemala y México.

La cumbre fue encabezada por el primer ministro de Belice, Dean Barrow, y sirvió para establecer las estrategias regionales de seguridad y a la vez definir las reformas al Tratado Marco de Seguridad Democrática del istmo centroamericano.

En la cita estuvieron el presidente hondureño Porfirio Lobo; el presidente de El Salvador, Mauricio Funes; y el mandatario de Guatemala, Álvaro Colom, además participó el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana estuvieron representados por sus autoridades de Relaciones Exteriores.

OEA. Durante el encuentro el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, lamentó que la región aún no ha salido del problema de Honduras y ya se encuentra en un nuevo conflicto, en alusión al pleito territorial entre Costa Rica y Nicaragua.

Lobo, por su parte, reiteró que Honduras en la actualidad no realiza ninguna gestión diplomática a nivel internacional para acelerar el reintegro a la OEA.

El titular del Ejecutivo indicó que aguardará con suma tranquilidad el reintegro de Honduras a la OEA y el reconocimiento absoluto de su gobierno frente a la comunidad internacional.

Honduras dejó de formar parte de la OEA en julio de 2009, luego de los acontecimientos políticos del 28 de junio que desencadenaron la salida del ex presidente Manuel Zelaya, quien pretendía perpetuarse en el poder violentando la Constitución y las leyes.

"Pepe" asistió a la Cumbre del Sica en compañía del ministro de Seguridad, Óscar Álvarez; el secretario de Defensa, Marlon Pascua; el canciller Mario Canahuati y el secretario privado Reinaldo Sánchez.

Al término de los cumbre, los países miembros del Sica suscribieron una declaración en la que se comprometieron a dar seguimiento a todas las acciones orientadas a fortalecer el proceso de integración.