Dublín. La presidenta de Irlanda, Mary McAleese, firmó este martes una ley clave sobre la reforma del sector bancario del país, pese a las preocupaciones sobre que referiría el documento a la Corte Suprema.

Más temprano este martes, la presidenta se reunió con el Consejo de Estado, que incluye al primer ministro, Brian Cowen, y a varias de las figuras políticas y legales de más experiencia del país, para discutir la ley referente a la estabilización de entidades financieras.

La semana pasada, el Parlamento aprobó el proyecto de ley, que es parte del plan de reestructuración del sistema bancario acordado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, como parte de su paquete de ayuda por 67.500 millones de euros.

La ley confiere al ministro de Finanzas, Brian Lenihan, un amplio rango de nuevos poderes por los próximos dos años, entrega más poderes al ministro para instruir a los bancos para vender activos e impone pérdidas para los acreedores subordinados de los bancos.